Maestros de vida

Denomino Maestro a toda entidad humana o no, que haya provocado en mis estímulos para mi evolución consciente.

 

Instructores son especialistas en algo que queramos aprender, pero no necesariamente son Maestros de Vida.

 

En primer lugar, creo necesario recordar que el principal Maestro de nuestras vidas somos nosotros mismos, ya que somos los únicos que conocemos cuales son las mejores formas que tenemos para aprender.

Luego vienen nuestros progenitores. En mi caso heredé de mis padres la línea media del Arbol de la Kabalah , ya que mamá era el brazo de la Fuerza , y papá , el de la Compasión . Siempre he estado conforme con esa herencia de equilibrio supremo.

 

Por otro lado, desde la educación forzada ante un padre ausente por temas laborales, de niño pude valorar la importancia de ser un individuo.

 

Además de mis padres, ubico como Maestros a estos seres de gran porte, que fueron Maestros de miles o de millones, y a ellos me quiero referir.

En 1995 aparece en mi Vida, “el viejo John”. Cuando lo vi por primera vez recuerdo haber reconocido a un ser absolutamente expansivo, un hombre que llevaba sus casi 70 años de forma adolescente, con sus pantalones cortos, su dinamismo permanente, su alegría inteligente, su sabiduría de vida y su firmeza innegociable.

 

John de Abate fue un elevado Maestro Hermetista, siendo el traductor de Las Tablas Esmeralda de Thot el Atlante al español, y quién trajo el Corpus Hemético a Sudamérica.

Siempre recuerdo que de él aprendí a ser vegetariano, sin que me falte el “churrasco de carne” cada fin de semana.

Fue John quién introdujo a Thot en mi vida

 

Fue Thot el primer maestro de la historia universal con quién tuve contacto personal , un contacto que duró segundos , pero que cambió el rumbo de mi vida.

En 2001 conocí a una Gran Maestra de origen vegetal quién me acompañó en aventuras relacionadas con la sanación de otras personas y a entender un poco más sobre el Gran Misterio de Vida. Hablo de mi inolvidable Ayahuasca, esa liana amazónica de gran poder y sabiduría.

En 2003 conocí a quién potenció todas mis creencias que venían desde mi juventud , quién me mostró gráficamente la multidimensionalidad de la existencia , quién profundizó en la importancia de la ciencia como motor del desarrollo , y por sobre todo , quién me recordó el concepto Mente como Materia : Mi querido Ramtha , de quién no hay fotos ni dibujos.

SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

ConQiencia es un producto de LIONEPARDO S.R.L

CONTACTO:

Sede: Montevideo, Uruguay

Contacto directo WhatsApp:

 +598 098300030

Mail: conqiencia@gmail.com